Show simple item record

dc.contributor.authorSahuí Maldonado, Alejandro
dc.date2012/01/01en
dc.date.accessioned2016-09-02T10:57:08Z
dc.date.available2016-09-02T10:57:08Z
dc.date.issued2016-09-02
dc.identifier.issn1870-879Xen
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/11285/619477
dc.description.abstractHanna Arendt desconfiaba del papel de la verdad en la política debido a que consideraba que el espacio público era el lugar de la acción, que en su pensamiento es libre, espontánea y contingente. Para la filósofa, estos caracteres se oponen a los atributos de objetividad, firmeza y necesidad, implicados en la idea de verdad. Por esa razón Arendt estimaba que el lugar de la verdad debia ser ocupado por la opinión, que es el reflejo de los puntos de vista plurales de una sociedad. Sin embargo, en sus estudios del totalitarismo, Hannah Arendt muestra que este tipo de regímenes se ocupó de destruir datos y registros fiables, para falsear la realidad y quitar todo piso firme a la crítica pública. En este texto se intenta demostrar el papel positivo de la verdad para la política demócratica.
dc.formatapplication/pdfen
dc.languageesen
dc.publisherEscuela de Educación, Humanidades y Ciencias Socialesen
dc.relation.urlhttp://www2.ccm.itesm.mx/ehcs/enclaves/numeros/11en
dc.rightsOpen Accessen
dc.titleVerdad y política en Hannah Arendten
dc.typeArtículo de Revista / Journal Articleen
dc.subject.keywordArendten
dc.subject.keywordEspacio públicoen
dc.subject.keywordVerdaden
dc.subject.keywordOpiniónen
dc.subject.keywordDemocraciaen
dc.identifier.startpage81en
dc.identifier.endpage89en
dc.subject.disciplineSocial Sciencesen
refterms.dateFOA2018-03-19T10:32:36Z
html.description.abstractHanna Arendt desconfiaba del papel de la verdad en la política debido a que consideraba que el espacio público era el lugar de la acción, que en su pensamiento es libre, espontánea y contingente. Para la filósofa, estos caracteres se oponen a los atributos de objetividad, firmeza y necesidad, implicados en la idea de verdad. Por esa razón Arendt estimaba que el lugar de la verdad debia ser ocupado por la opinión, que es el reflejo de los puntos de vista plurales de una sociedad. Sin embargo, en sus estudios del totalitarismo, Hannah Arendt muestra que este tipo de regímenes se ocupó de destruir datos y registros fiables, para falsear la realidad y quitar todo piso firme a la crítica pública. En este texto se intenta demostrar el papel positivo de la verdad para la política demócratica.


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record